Slave State gana posición en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

Sierra 17 de octubre 14 nuevos miembros elegidos al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas después de una votación secreta en la Asamblea General. Si sigue a los principales medios de comunicación, probablemente piense que la mayor atrocidad contra el espíritu humano que se originó en esta votación fue la victoria de Venezuela a un escaño en el consejo. Venezuela, después de todo, es el objetivo favorito de los medios que no es Trump. Y aunque la situación allí es desafortunada y Venezuela está sin duda lejos del bastión de los derechos humanos, están más lejos de la cita más grave en las Naciones Unidas.

La mayoría de la prensa ignora la victoria de Sudán y Mauritania, dos de los violadores más graves de los derechos humanos en el norte de África. Hilarantemente, Somalia, a pesar de la falta total de ser un estado funcional, también tiene un puesto en el Consejo de Derechos Humanos. Como aparentemente no es un requisito poder gobernar su propio territorio antes de asesorar a otras naciones sobre cómo abordar cuestiones importantes de derechos humanos. La guerra en Libia y Namibia también ganaron los escaños africanos en las elecciones generales, junto con los dos violadores de los derechos humanos.

Antes de abordar al delincuente más grave, Mauritania, la elección de Sudán es mucho más impugnable que la elección de Venezuela en la que los medios de comunicación continúan enfocándose. Especialmente dada la disposición de los medios a ignorar las brutales represiones contra los manifestantes de Hong Kong por parte del estado autoritario de China, que afortunadamente no tiene un asiento, pero encuentran condena para Venezuela por su represión contra Respaldado por la CIA manifestantes para ser un mal más grave elegido en la asamblea.

En las últimas décadas como nación, Sudán ha cometido numerosas y frecuentes violaciones de derechos humanos. Sí, la nación que se dedicó a la limpieza étnica en Darfur, asesinó a civiles 300,000 y continúa persiguiendo a los sobrevivientes con asesinatos, asaltos y violaciones, ahora asesorará a las naciones sobre los derechos humanos.

Es probable que Sudán pueda asesorar a las naciones sobre el arte de la brutal represión de los manifestantes de austeridad mientras silencia a los medios con amenazas de violencia y arresto. El bello arte de arrestar a periodistas de 18, muchos extranjeros, será de gran interés para muchas naciones en el futuro. Al igual que la restricción de lo que se puede imprimir y quién tiene las credenciales para dicha impresión.

Si pensabas que Sudán era horrible, la elección de Mauritania es peor. La mitad de la población de 1.35 millones de la nación vive en esclavitud de facto, con 20% viviendo en esclavitud literal a pesar de que la nación terminó legalmente la esclavitud hace décadas. La esclavitud de facto es donde una población, debido a su situación económica, se ve obligada a trabajar en empleos creados por el gobierno, o en condiciones muy poco remuneradas y altamente explotadoras.

La esclavitud en la nación es hereditaria más que situacional. Las víctimas son propiedad de la misma familia generación tras generación. Mientras que la esclavitud europea veía a los esclavos como una inversión, la esclavitud africana a menudo ve a sus esclavos como una utilidad y los somete a condiciones insondablemente horribles incluso para Hollywood. No es anormal escuchar que una madre pierde a sus hijos porque se le ordenó trabajar en lugar de cuidarlos, o abortar debido a circunstancias similares, o se producen palizas severas hasta el punto en que el esclavo apenas puede trabajar todavía. esperaba que.

A los esclavos casi nunca se les enseña a leer ni a corregir, ni se les ofrece excelentes condiciones de vida. Las esclavas ven el abuso sexual regular a manos de sus amos. Los activistas que luchan contra esto son arrestados, golpeados, acosados, manchados, perseguidos y encarcelados de manera rutinaria durante meses, si no años, mientras que los dueños de esclavos están encarcelados durante días. La vida de los esclavos liberados es abismal y de extrema pobreza, ya que la mayoría de los esclavos son africanos subsaharianos cuya comunidad posee poco en cuanto a riqueza.

Este maravilloso faro de moralidad y derechos humanos es ahora miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Claro que Venezuela tampoco merece estar en el consejo y, afortunadamente, naciones más dignas como Brasil ganaron un asiento para sentarse junto a Argentina, Bahamas, Chile, México, Perú y Uruguay. Sin embargo, sus transgresiones palidecen en comparación con una nación que lleva a cabo la limpieza étnica y otra mitad de cuya población son esclavos. Dado que la policía en Venezuela atropelló a los manifestantes, es un estándar profundamente alto haber golpeado.

En cualquier caso, debería ser bastante obvio para todos el Consejo de Derechos Humanos de una organización compuesto de pedófilos es una broma.